Fallos de diagnóstico en el 20% de casos de crisis epiléptica incontrolada

Valora este artículo
5 / 5 (1 votos)
Doctor José Ángel Mauri

Comentario del Dr. Mauri

En el diagnóstico de la epilepsia, resulta fundamental diferenciarla de otros tipos de crisis, denominadas no epilépticas (trastornos paroxísticos no epilépticos), que pueden presentar síntomas muy parecidos, pero cuyo tratamiento va a ser muy diferente. Hasta un 20-30% de pacientes admitidos en una unidad de monitorización video-EEG de epilepsia, no presentan crisis de tipo epiléptico, siendo las dos causas más frecuentes de error, los síncopes y las crisis psicógenas no epilépticas(también llamadas pseudocrisis).

¿Cuál es la importancia de valorar adecuadamente los imitadores de epilepsia?

  • Tratamientos antiepilépticos inadecuados, con los posibles efectos adversos en ocasiones graves.
  • Gasto innecesario en fármacos.
  • No valorar los tratamientos alternativos correspondientes y por lo tanto la posibilidad de incremento de la morbilidad e incluso de la mortalidad (por ejemplo, un síncope asociado a una arritmia cardiaca).
  • Limitación, por la supuestas “crisis” para diversos tipos de actividades de la vida diaria bien de tipo laboral (para determinadas profesiones) , bien para la conducción, bien actividades sociales, todo ello con la consiguiente afectación en la calidad de vida.

La prueba básica para el diagnóstico diferencial de la epilepsia es la monitorización video-EEG. A pesar de todo, la historia clínica continúa siendo el pilar diagnóstico básico para el diagnóstico de la epilepsia.

Recomendaciones para el diagnóstico y diagnóstico diferencial de epilepsia:

  • Los pacientes con eventos paroxísticos y sospecha de epilepsia deben ser valorados por profesionales expertos en esta patología, neurólogos y/o neuropediatras.
  • Es básica una buena anamnesis para el diagnóstico de una crisis epiléptica, con la recogida lo más detalladamente posible de todas las manifestaciones clínicas.
  • Los pacientes con trastornos paroxísticos no clasificables semiológicamente debe estudiarse mediante monitorización video-EEG.

Causas de error entre epilepsia y trastornos paroxísticos no epilépticos:

  • Anamnesis inadecuada
  • Sobrevaloración de datos durante una crisis no epiléptica, como relajación de esfínteres o “breves movimientos convulsivos”, que pueden aparecer con relativa frecuencia en cuadros sincopales.
  • Antecedentes familiares de epilepsia
  • Antecedentes personales de crisis febriles
  • Registro EEG con alteraciones no específicas mal interpretadas.
  • No conocimientos de muchos de los trastornos paroxísticos no epilépticos existentes.

Podemos encontrarnos tanto crisis epilépticas que imitan crisis paroxísticas no epilépticas (crisis de pánico, crisis del lóbulo frontal), como lo contrario que es mucho más frecuente (crisis paroxísticas no epilépticas que imitan crisis epilépticas).

Las crisis epilépticas en el paciente anciano

Hasta un 70% de las crisis del paciente anciano son de comienzo focal con o sin generalización secundaria. En otro grupo de pacientes ancianos que presentan como etiología de su epilepsia una encefalopatía hipóxica o enfermedades degenerativas se pueden presentar crisis generalizadas tónico-clónicas y también mioclónicas con más frecuencia. La presentación clínica de la epilepsia en el anciano es con frecuencia atípica y eso hace que a veces el diagnóstico se retrase durante bastante tiempo. La confusión postcrítica puede ser con frecuencia muy prolongada, incluso días o semanas.

Deberemos también tener siempre presente la presentación en forma de status epiléptico no convulsivo, en ocasiones de difícil diagnóstico (confusión, cambios de personalidad, lentitud mental, que puede durar incluso días o semanas).


Noticia comentada

Fecha: 23 de mayo de 2017
Fuente: Redacción Médica

En España, 225.000 personas han padecido crisis epilépticas en los últimos 5 años y unos 578.000 españoles sufrirán la enfermedad a lo largo de su vida, según cifras que maneja la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Según datos oficiales, hasta un 25% de las crisis pasan inadvertidas a los pacientes y familiares y el retraso en el diagnóstico de la epilepsia puede alcanzar los 10 años. Incluso se estima que hasta en el 20% de los pacientes con crisis incontroladas existen errores diagnósticos.

Seguir leyendo

Dr. José Ángel Mauri

Neurólogo del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza. Es el experto de "Epilepsia al Día" encargado de comentar las últimas novedades en epilepsia.